Propiedades curativas del cuarzo rosa


  El cuarzo rosa es el principal cristal para sanar el chakra corazón. Su energía es muy beneficiosa para todo lo que esta relacionado con este centro energético y la realización personal. Los reflejos rosados de este  cristal son de gran ayuda  para todos aquellos que han acarreado sufrimiento a lo largo de su vida por falta de amor.



  Cuando un niño no ha recibido el cariño necesario o directamente ha sido maltratado el subconsciente sacara la conclusión de que no ha hecho suficientes méritos para ser querido. Los niños que padecen este bloqueo crecen con una actitud que los hace acarrear un  sentimiento de soledad e inutilidad. Cuando uno no esta a gusto consigo mismo difícilmente podrá atraer a su vida circunstancias positivas. Además tenemos la terrible consecuencia de que la persona que no ha recibido amor en su niñez le será muy difícil dárselo a sus propios hijos.
  
  Si no somos capaces de curar nuestras heridas de falta de amor poco espacio queda para que podamos alcanzar la paz y la felicidad. El cuarzo rosa nos mostrara el camino para olvidar  y para amarnos a nosotros mismos. El cuarzo rosa nos hace comprender que la fuente del amor se encuentra en nuestro propio corazón. Sanando nuestro corazón y haciéndonos  comprender que todas las experiencias negativas de la infancia tienen como fin que aprendamos a amarnos a nosotros mismos y a difundir ese amor.

  Cuando colocamos un cuarzo rosa sobre el chakra corazón su vibración penetra al lugar donde se encuentran las experiencias emocionales. Cuando entra en contacto con la energía de un trauma comienza a disolverlo poco a poco. La esencia del cristal nos aporta consuelo y energía. Cuando se siente el amor, el miedo las penas y el rencor se disuelven. De esta manera iremos encontrando la paz interior.

  En caso de un trauma fuerte o un maltrato lo ideal es hacernos con uno o varios rodados de cuarzo rosa elegir un momento en que vallamos a estar tranquilos, tumbarnos y colocar los cristales sobre el chakra corazón, en medio del pecho entre las dos tetillas. Podemos colocar uno o si tenemos varios podemos formar una cruz sobre el pecho. Relajándonos profundamente permaneceremos en esta posición el tiempo que consideremos adecuados de media hora a una hora normalmente. Si la pena es muy grande deberemos insistir en el tratamiento a lo largo de tiempo. Desde la primera sesión iremos notando la mejoría.

  Este tipo de terapias pueden necesitar semanas incluso meses todo dependerá de la profundidad de los traumas. Según avanza el tratamiento las experiencias que provocaron el daño irán saliendo a luz de nuestra conciencia, proceso que lógicamente nos causara un sufrimiento que forma parte de la liberación de las emociones reprimidas. En este delicado momento es importante rodearse del ambiente mas relajado posible y al mismo tiempo seria interesante que alguien de nuestro entorno este informado de lo que estamos haciendo por si necesitaremos en un momento determinado calor humano.



http://www.esotericosfehu.com/productos_19_colgantes-de-cuarzo.html



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada